Lo mejor!!!

Cargando...

Servicio de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Google+ Followers

Más obras Literarias de Daniel Galatro

Caso Tacuarembó: Paseo escolar - por Daniel Galatro


1977. Pueblo Achar, Tacuarembó, Uruguay.

Como ya seguramente saben, Luis Burgos, Omar Becerro y yo habíamos llegado a ese lugar situado casi en el centro del país vecino al nuestro para comenzar la investigación del "caso OVNI perfecto". Y ya se ha publicado y visto por TV mucho acerca del asunto.

Ver, por ejemplo, http://www.fabiozerpa.com.ar/ElQuintoHombre/art_2004/abril04/Ovni_37.html

Pero mientras recorríamos el lugar y entrevistábamos a cientos de testigos, detrás de la escena podíamos enterarnos de anécdotas que luego se fueron perdiendo, sepultadas por sucesos más creíbles y relevantes para nosotros.

Casi cuarenta años después me decidí a desempolvar algunas de ellas que me resisto a ayudar a que no tengan el mayor o menor lugar que se merecen.

Entre septiembre y noviembre de 1977, si no equivoco los tiempos, los pocos pero muy especiales habitantes de Achar vivieron experiencias más que interesantes relacionadas con esas luces que todas o casi todas las noches descendían en cercanías del pueblo o circulaban a través de él. Y voy a intentar extraer de mi memoria lo que allí haya quedado de sus relatos.

En las horas en que nuestra presencia era noticia en el lugar, y luego de vencer la desconfianza inicial que provocábamos y cuyas razones quizá explique en otra nota, algunos vecinos se nos acercaban para agregar informaciones sobre algún hecho en el que habían participado.

Por ejemplo, uno de los investigadores acharenses más confiable era el veterinario del pueblo, a quien recuerdo como alto, algo gordito y con muy poco cabello. En una charla informal me hizo saber de un suceso que había causado revuelo en su momento.

Parece ser que una maestra de primaria había decidido llevar a sus alumnos a dar un paseo por los alrededores del poblado. El grupo hizo unos dos kilómetros en línea casi recta hasta llegar a unas elevaciones más o menos significativas (lo que en Uruguay y en nuestra provincia de Entre Ríos se conoce como "cuchillas") y pasó del otro lado de las mismas para seguir su camino.

Pero en ese lugar oculto a la vista del pueblo, se llevaron el susto más grande de sus vidas. Había una pequeña nave espacial con forma de disco de unos 15 metros de diámetro y, junto a ella, un par de individuos altos, quizá de unos dos metros, cubiertos por una especie de buzo metalizado gris que incluía un casco.

La maestra y sus alumnos retrocedieron temerosos y retornaron al punto de la cuchilla desde el que habían iniciado su último tramo de camino. Ya no veían la nave ni los tripulantes pero los extraños tampoco podían verlos a ellos.

La muchacha trató de calmar a los niños que estaban aterrorizados, llorando, gimiendo e intentando salir corriendo hacia el pueblo. Cuando se tranquilizaron un poco, les dijo que iban a volver a la escuela todos juntos, caminando lentamente. Y les pidió que mantuvieran en secreto lo sucedido porque de todos modos nadie les iba a creer. Además la gente podía pensar que la maestra estaba loca y la echarían de su trabajo.

Parece que las recomendaciones resultaron muy efectivas porque durante algunos días no comentaron nada ni siquiera a sus padres y hermanos. Pero varios comenzaron a tener pesadillas y cambiaron su carácter habitual. Uno de los niños manifestaba una angustia casi permanente que hizo que su madre, muy preocupada, lo presionara a relatarle con lujo de detalles lo que había ocurrido en el paseo de días anteriores.

Luego esa mujer habló con las madres de los otros niños quienes, al ver que ya el tema no era un secreto, confirmaron la historia. Pero, de todos modos, la gente del pueblo no quiso que el asunto tomara estado público fuera de Achar y, salvo el veterinario que me lo relató porque le inspiré confianza, nadie habló con extraños sobre el suceso. Y yo he mantenido también silencio durante 37 años.

Ahora, ustedes también se han enterado y puedan llegarse hasta Achar y encontrar alguno de los pequeños alumnos que ya son hombres y mujeres cuarentones que quizá les confirmen la historia o tal vez les digan que fue solamente un rumor y que en realidad nunca ocurrió

Daniel Aníbal Galatro
danielgalatro@gmail.com
Esquel - Chubut - Argentina
Octubre 26 de 2014

---
**Visita: http://danielanibalgalatroescritor.blogspot.com http://elportaldeolgaydaniel.blogspot.com.ar/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Lo nuevo en Mercado Libre

GRACOP Artes Gráficas

GRACOP Artes Gráficas
Tus socios creativos

¿Cómo puedes vender y cobrar por Internet?

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail