Lo mejor!!!

Cargando...

Servicio de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Google+ Followers

Más obras Literarias de Daniel Galatro

¿Y si el fin del mundo será el 23 y no el 21?


El Calendario Maya nos ha dado suficientes quebraderos de cabeza estos últimos meses para que hoy, al despertarnos y mirar por la ventana, poner la radio o encender la televisión, y no encontrarnos el mundo hecho pedazos, nos hayamos preguntado si realmente era ayer el día del fin del mundo del que todo el mundo hablaba, el apocalípsis profetizado por las culturas prehispánicas al final del 13er Baktún de la cuenta larga del Calendario Maya que, al parecer, llegaría el 21 de diciembre. Es decir, ayer. Pero el mundo tal y cómo lo conocemos, ¿debía desmoronarse a las doce y un minuto hora española? ¿a las seis de la mañana, cuando México saludaba el día? ¿a las dos de la tarde de ayer, cuando en Nueva Zelanda o Australia comenzaba una nueva jornada del mes de diciembre?

Lo cierto es que, según varias teorías, las profecías del Calendario Maya apuntaban como el fin de los días al periodo comprendido entre el 21 y el 23 de diciembre. Pero, si finalmente se cumple, ¿cuándo caerá el meteorito girante, el tsunami que acabará con la Tierra, la debacle definitiva? Las redes sociales, en donde desde hace semanas los usuarios entretienen sus ratos muertos con juegos de palabras, bromas y mensajes ingeniosos sobre el fin del mundo y el Calendario Maya, multiplicaron ayer su atención sobre el gran acontecimiento que debía/debe suceder hoy. Muchos internautas apuntaban que los países del este seguían en pie, aún cuando sus almanaques marcaban ya el 21 de diciembre como fecha actual. Otros ironizaban con la idea de cesar la actividad en las redes a las doce y un minuto para asustar a usuarios de otros países ubicados más al este e incluso a los habitantes de las Islas Canarias.

El caso es que, según el proceso cíclico del Calendario Maya, que se contrapone a la concepción líneal del tiempo de la cultura actual occidental, hoy acaba una era que cierra un ciclo de 5.200 años. El final de esta era precipitaría el fin del mundo, según los expertos, una idea extraída de una lectura errónea de la profecía maya hallada en un panel jeroglífico empotrado en el Monumento de Tortuguero. Según el calendario maya, es la culminación de la cuenta larga de 13 ciclos con que se medía el tiempo, el Baktún, cada uno de 400 años. Y esto sucedería a las 12 y 12 horas en México. Aquí, en España, el apocalipsis final deberá llegar entonces a las siete y doce minutos de la tarde.

Lo que sí es cierto es que los mayas dan la bienvenida hoy a un nuevo ciclo del Calendario Maya, al margen de interpretaciones catastrofistas que impulsaron a los crédulos a refugiarse por todo el mundo en montañas o búnkers y obligaron a los científicos a explicar una y otra vez que la Tierra -y su carga de seres humanos- seguirá rotando el sábado.

El fin del mundo vaticinado por el Calendario Maya para este 21 de diciembre también se corresponde con el inicio del invierno, que sí arrancará a las 12 y12 hora oficial peninsular. Hoy será, además, el día más corto del año. A partir de mañana, si el mundo no se acaba esta tarde, empezarán a crecer los días y menguar las noches.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/noticia/informacion/2012/12/21/calendario-maya-hora-llegara-fin-mundo/00031356086362824410762.htm

Nota de la Redacción: sugerimos a nuestros lectores que no se impacienten ni recorran internet averiguando la fecha y horas ciertas del fin del mundo. Les prometemos que se van enterar en el momento preciso.
---

**Visita: http://danielanibalgalatroescritor.blogspot.com.

LOS TRES SOLES DEL APOCALIPSIS


LOS TRES SOLES DEL APOCALIPSIS
21 de diciembre de 2012

Pese a que la NASA, los gobiernos y los principales expertos han llevado ya su palabra tranquilizadora a los ciudadanos de la Tierra, cada rincón del globo tiene su propio fin del mundo.
En China, por ejemplo, los más supersticiosos lo relacionan con los tres soles que desde la semana pasada han aparecido sobre el cielo de Shangai; novedad que, interpretan, estaría anunciando la inminencia del fin de los tiempos.
Sin embargo, si bien la salida de tres soles no es cosa de todos los días, tampoco es la primera vez que sucede; en efecto, este mismo particular fenómeno, que tiene una explicación atmosférica, se había registrado en Rusia durante el último noviembre.
El Parhelio, tal como se lo conoce, y según explica el meteorólogo Enrique Hernanz, se produce cuando unas nubes transparentes formadas por cristales de hielo, denominadas cirros, superan los 6.000 metros de altura y se superponen delante del Sol creando como efecto óptico un halo de destellos, o, en este caso, las dos réplicas del astro rey.
Agoreros, abstenerse.

Fuente: http://ar.tuhistory.com/home.html
---
**Visita: http://danielanibalgalatroescritor.blogspot.com.

Los Milagros de Belmonte


¿Qué es un milagro?

De acuerdo a Maimónides, el siempre actual filósofo y médico nacido en la Córdoba medieval, un milagro jamás contradice las leyes naturales, sino que opera dentro y en armonía con ellas (las leyes naturales son parte de la Divina creación):
El milagro, según Maimónides, es un acontecimiento único que establece una realidad o un nuevo orden. Por ejemplo, los milagros de los Patriarcas y Moisés establecieron la existencia de una nación con un papel especial que desempeñar en el orden del mundo.
La revelación en el Sinaí estableció una legislación ideal para la conducta humana…
El milagro consiste en que un evento natural ocurra en el momento preciso requerido para surtir un “efecto milagroso”…
Se deduce que hay "milagros" que incluso el ateo más ferviente podría aceptar como válidos. Lo que experimenté este fin de semana en Belmonte, Portugal, es un ejemplo de ello.

Belmonte es una villa pequeña (cerca de 7,000 habitantes), oculta en las estribaciones de los montes más altos de Portugal, en la región de Beira Baixa.
Su fuero de villa fue concedido por los reyes de León en 1199, pero sus ruinas romanas, y el hallazgo de monedas acuñadas en la antigua Judea atestiguan una historia que se remonta, al menos, al primer siglo de la era común.
La presencia de esas monedas, y la singular comunidad hebrea de Belmonte, indican una muy antigua y firme conexión de esta pequeña población con el pueblo judío.
Los hebreos han vivido en la Península Ibérica desde tiempos pre-romanos; posiblemente llegaron a Iberia acompañando una de las muchas expediciones fenicias que fundaron colonias en las costas (recordemos la alianza del Rey Salomón con el Rey Hiram de Tiro).
No existen evidencias escritas de cuando los hebreos llegaron a la región de Belmonte… tan similar a la Alta Galilea donde vivo… pero la han habitado por muchos siglos.
La principal familia noble de Belmonte fue la distinguida casa de Cabral (de ahí los numerosos escudos y blasones con dos cabras, que adornan a los castillos e iglesias medievales del pueblo).
El más conocido miembro de esta familia fue Pedro Alvares Cabral, que fue nombrado almirante por Don Manuel I, Rey de Portugal, y quien, camino a la India con su flota, tomó un amplio rodeo hacia el oeste del Atlántico del Sur, y accidentalmente descubrió las costas de Brasil.
Por ello, este navegante es responsable del hecho que los más de 200 millones de ciudadanos de este gigante suramericano hablen portugués, y no español.
La flota de Alvares Cabral estaba parcialmente tripulada por sus paisanos judíos belmontinos, quienes fueron reclutados por sus viejas conexiones con el clan de los Cabral, además de por sus reconocidas habilidades en idiomas y comercio.
De hecho, cuando Alvares Cabral descubrió Brasil, los judíos de Portugal ya habían pasado a ser “Cristianos Nuevos”.
La expulsión de la enorme comunidad judeo-española en 1492 provocó la migración de millares de familias altamente educadas al sub-poblado vecino Reino de Portugal… esta enorme emigración resultó en un aumento exponencial de la riqueza portuguesa, a expensas de los reinos de Castilla y Aragón.
Sin embargo, una alianza matrimonial de las casas reales castellanas y portuguesas en 1497 provocó la catastrófica decisión del Rey Manuel de “resolver su cuestión judía”.
Un decreto de conversión o expulsión (al estilo de sus vecinos, los Reyes Católicos Isabel y Fernando) hubiera provocado la despoblación y ruina económica de Portugal, por lo que el rey lusitano optó por la drástica y dramática “solución” de convertir a todos sus súbditos judíos a la fuerza. A estos no les fue dada la opción de marcharse del reino para mantener su herencia y sagradas creencias.
Centenares de miles de judíos portugueses fueron arrastrados violentamente a las Fuentes bautismales del reino, donde fueron salpicados con agua bendita y supuestamente transformados, por arte de magia clerical, en “cristãos-novos”, o “nuevos cristianos”.
Un nuevo término entró en el vocabulario: “marranos”, que, con dos erres significa “puercos” o “cerdos”, tanto en portugués como en español (debido a que los cristianos nuevos tenían que demostrar que comían cerdo, como sus vecinos cristianos viejos).
Sin embargo, este término también tenía un significado diferente en hebreo, donde, con una sola “r”… mar anus significa “forzado a la amargura”, que es una descripción muy apta de lo que les sucedió a los judíos en Portugal.
Ya que la vasta mayoría de los anusim (forzados) carecían de cualquier convicción cristiana, ellos pasaron a ser cristianos de sus puertas para afuera, mientras continuaban siendo judíos en la intimidad de sus hogares… compelidos a llevar una vida de engaños y subterfugios.
Como muchas de estas familias se encontraban entre las mejores educadas y ricas del reino, sus vecinos “cristianos viejos” y el poderoso clero católico, comenzaron una campaña de enorme hostilidad, atizados por la envidia a sus éxitos materiales, y despechados por su encubierta lealtad al judaísmo.
Este estado de cosas desembocó en el establecimiento de la Inquisición Portuguesa , que fue tan sanguinaria, brutal y asesina como las versiones “hermanas” en Roma, España o Francia del mal denominado Santo Oficio.
Los Maranos, acusados anónimamente de ser judaizantes por vecinos o competidores comerciales, eran arrastrados a las pestilentes mazmorras del Santo Oficio, donde eran torturados por meses o años.
Si se mantenían firmes en sus convicciones, terminaban quemados vivos en Autos-da-Fe. Aquellos que optaban por reconciliarse con el catolicismo, eran humillados en público, y despojados de todos sus bienes materiales, arruinándose ellos junto a sus familias.
Los “cristianos nuevos” vivieron en el terror durante siglos (el ultimo Auto-da-Fe ocurrió a mediados del Siglo 18… supuestamente el “Siglo de las Luces”, y la Inquisición Portuguesa sólo fue abolida en la década de 1820).
Muchos cristianos nuevos trataron de evitar las desagradables atenciones de la Inquisición mudándose a poblaciones apartadas, tales como Belmonte.
Sin embargo, el largo y sangriento brazo del Santo Oficio era difícil de evitar.
El Museo Judío de Belmonte tiene una pared dedicada a los cientos de mártires de la región… que incluyen niños y niñas de hasta once años de edad.
Los apellidos de las víctimas incluyen nombres portugueses muy ordinarios, tales como Rodrigues, Henriques o Pereira, que continúan en uso entre los judíos y los cristianos de Belmonte.
Siglos de terror terminaron borrando las conexiones de la mayoría de los cristianos nuevos con el judaísmo (aunque se calcula que posiblemente 50% de los portugueses, y una tercera parte de los españoles comparten alguna ascendencia judía).
A pesar de ello, en Belmonte, cientos de los pueblerinos continuaron practicando su propia versión de judaísmo mar anus desde 1497 hasta nuestros días. Las responsables de este milagro fueron las mujeres del pueblo… que, asumiendo el papel de rezadeiras (“orantes” o “sacerdotisas”) guardaron, memorizaron y enseñaron todas las tradiciones.
Conservaron una forma de kashrut, Yom Kippur y otras celebraciones fueron seguidas, y la Pascua, con la fabricación secreta de matsas (pan ácimo), continuó celebrándose… todo esto escapó las garras de la iglesia.
En la década de 1920, un judío polaco llamado Samuel Schwartz, ingeniero de minas, vino a Belmonte a trabajar, y descubrió muchas “cosas raras” entre los lugareños.
Muy pronto Schwartz se dio cuenta que había descubierto una comunidad “Cripto-Judía” en las estribaciones de la Serra da Estrela.
Tardó bastante hasta que los pueblerinos reconocieran que Schwartz… con sus usanzas polacas y askenazis… tan diferentes a las del judaísmo de Belmonte… era un correligionario digno de confianza (ni sabían, a ciencia cierta, de la existencia de otros judíos… y mucho menos este extraño polaco).
Poco a poco se abrieron, y Schwartz comenzó a publicar sobre esta “tribu perdida” de sus hermanos.
En los 1970s, cuando se re-estableció la democracia en Portugal, luego de décadas de una férrea dictadura de derechas, los judíos de Belmonte comenzaron a “salir del armario”, y empezaron el proceso de re-aprender el hebreo y re-conectarse con el judaísmo normativo. En los 1990s, un pudiente filántropo franco-marroquí,Azulay, donó los fondos necesarios para construir una bella sinagoga nueva en Belmonte. Mi esposa y yo asistimos a los oficios de kabalat Shabbat allí, y para mí esto fue experimentar un milagro.
Pili se sentó sola en la gallería de mujeres (la sinagoga sigue la tradición ortodoxa sefardí), y las mujeres de Belmonte le dan la bienvenida al Shabbat en casa, preparando ricos manjares y acicalándolo todo… pero la sección de hombres estaba llena, con personajes que serían instantáneamente reconocibles en cualquier congregación judía del mundo… tanto en su apariencia física como en las idiosincrasias de su comportamiento, tan típicas de los hijos de Israel.
El rabino viene del rabinato sefardí ortodoxo de Chile, y su familia vive en Israel.
Después de cinco minutos de escuchar a la típica cacofonía de un servicio ortodoxo, quedé boquiabierto al pensar que estos lugareños lograron un milagro, ¡y sobrevivieron así desde 1497!
La comunidad de Belmonte ahora fabrica sus propios vinos kasher (blanco y tinto), aceite de oliva, mermeladas de frutas, y quesos fabulosos de leche de oveja y cabra.
También hacen unas salchichas kasher (alheiras), de carnes de aves con finas hierbas y especias, altamente recomendadas…
Y hasta fabrican estas salchichas con el más portugués de todos los pescados… el bacalhau.
De hecho, una visita a Belmonte es una delicia para los gourmets y los amantes de vinos.
Hay una tienda kasher llamada Mazal Tov, una pastelería llamada Shalom, y un pequeño y fascinante Museu Judaico, donde los no judíos pueden aprender sobre las costumbres y tradiciones de este pueblo, mientras que los judíos pueden aprender sobre las peculiaridades de la comunidad de Belmonte.
Las relaciones entre las comunidades cristianas y judías de Belmonte parecen muy armónicas… y es un hecho que los descubrimientos de Schwartz en los años 1920 redundaron al beneficio de todos los habitantes del pueblo.
Además de esto, hay un bello museo dedicado a los descubrimientos de Pedro Alvares Cabral, y a las hazañas de los grandes navegantes portugueses en los siglos XV y XVI.
El museo utiliza informática puntera, y sus exhibiciones son divertidas para chicos de todas las edades.
También hay interesantes museos del aceite de oliva y de la ecología local, y las ruinas de una colonia agrícola romana del Siglo I.
Un monasterio medieval en las afueras ha sido convertido en una magnífica Pousada, u hotel nacional, combinando las comodidades del Siglo 21 con un escenario estético y artístico.
Así que, incluyan a Belmonte en sus futuros planes de viajes.
Una comunidad milagrosa en una joyita de pueblo.

Raúl Reuben Vaich

Lo nuevo en Mercado Libre

GRACOP Artes Gráficas

GRACOP Artes Gráficas
Tus socios creativos

¿Cómo puedes vender y cobrar por Internet?

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail