Lo mejor!!!

Cargando...

Servicio de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Google+ Followers

Más obras Literarias de Daniel Galatro

Fragmentos de la novela

Hemos incluido varios fragmentos de la novela para que puedas darte una idea aproximada acerca de ella.
Están colocadas en forma de comentarios de esta entrada.

Fragmentos de la novela

Existen testimonios de contactos entre extraterrestres y nosotros desde el principio de la Humanidad: patriarcas bíblicos, sacerdotes sumerios, escritores visionarios y, mucho más habitualmente, personas comunes, cultas o ignorantes, con una preferencia evidente por aquellos limpios de mente y de corazón.
----
“Una vez que el animal llegó a la contextura física del gorila, Dios reunió a los ángeles del reino de los cielos y les dijo: el cuerpo físico del gorila es el que más energía recibe dada su contextura, por lo tanto he decidido darle a este animal el don del razonamiento y el espíritu de guía”.
----
"Calma, calma. No te pongas ansioso. Esa cuestión es la que preocupa a muchos desde hace largo tiempo. Si solamente estaban Adán, Eva y Caín, pues Abel había muerto asesinado,… ¿había otros seres humanos que podían castigar o atacar a Caín? Y veo la siguiente pregunta en tus ojos ansiosos: ¿con qué mujer tuvo luego Caín sus hijos? Por supuesto, luego de curar la lastimadura de su pene."
----
"¿Es judío?" – pregunté, temiendo que todo terminara otra vez en una discusión relativa a la fe.
"Creo que sí, pero no sé si practicante." – me indicó Federico. – "Además, si lo es, te va a resultar interesante enfrentarte a alguien que navega los dos mares."
"¿Qué mares?" – me asombré.
"La ciencia y la religión, que para muchos son antagónicas. Aunque hay una tendencia en estos días a considerarlas con puntos de contacto suficientes como para que sus diferencias no sean insalvables."
----
"Un hombre bajito, algo extraño, me pidió que le aconsejara que deje las cosas como están."
"¿Qué hombre bajito?" – pregunté asombrado.
"Uno medio raro. Me indicó que se lo dijera justamente cuando estuviera por irse."
"¿Dónde está el tipo ese?" – lo interrogué, ahora preocupado.
"Se fue hace unos minutos. Nunca lo había visto antes pero no me pareció mal transmitirle su consejo, especialmente porque me dio cinco pesos por hacerlo."
----
"Para los hebreos, el varón y la hembra originales no son creados al mismo tiempo. Adán es producido antes que Eva, lo que lo hace más importante. Además Eva es creada tomando una costilla de Adán, lo que la coloca en posición de sometida. Pero esta situación fue, en definitiva, beneficiosa para la humanidad. Decimos los genetistas que todo ser tiene un sistema inmunológico que depende de sus antepasados. Adán no tenía antepasados, pero, gracias a lo de la costilla, Eva tiene como antepasado cercano al propio Adán. Como ahora se sabe gracias a los mapas genéticos, la clonación y todo eso que suena tan moderno, Jehová hizo a Eva como clon de Adán, recibiendo una estructura genética que la haría a ella y haría a sus descendientes más aptos para sobrevivir."
----
"La Biblia no dice cuántos hijos e hijas tuvieron. Solamente nos dice que tuvieron "hijos e hijas". Pero el autor del artículo indica que un historiador judío llamado Flavio Josefo llegó a la conclusión de que fueron 32 hijos y 23 hijas. Evidentemente Adán y Eva hicieron caso a eso de “creced y multiplicaos”. Según ese mismo pastor que investigó el tema, la única conclusión posible que puede extraerse de la Biblia para lo que siguió fue que Caín y sus demás hermanos, tanto Set como los otros hijos e hijas de Adán, tuvieron que necesariamente que casarse con sus hermanas y hermanos, y con sus sobrinas y sobrinos."
----
"Sacá el papel que hay ahí" – me indicó – "y leelo en voz alta."
Parecía arrancado de un libro muy antiguo. Arrugado, amarillento. Manuscrito con una letra prolija y ordenada, como la de un dibujante de planos.
“Somos desde antes que los hombres y seremos después de los hombres. No nos busques. Te buscaremos cuando convenga hacerlo.” – leí. - "¿Cómo apareció este papel?"
"No te voy a decir que lo dejaron usando un correo privado. Apareció ahí, en el libro. Un día no estaba y de pronto estaba."
----
"¿Importa lo que yo haría? Importa lo que vas a hacer vos. Me dijiste que querías escribir una novela sobre todo esto. Que iba a ser el movimiento final de no sé cuál sinfonía. ¿La vas a dejar inconclusa? Vos y yo sabemos cosas que muchos no saben. Hemos investigado asuntos por los que los demás nos creían locos o algo tontos. ¿Sabés lo que yo daría por estar en tu lugar? A mis setenta y pico de años poder emprender una aventura así. Es un premio que muy pocos reciben. ¡Y vos querés desperdiciarlo porque sentís miedo! ¿Te asusta que se te vengan encima los defensores de cualquier religión? No va a pasar. Dirán que es solamente una novela, que el autor es muy imaginativo, o que sos un escritor mediocre que buscó tratar este tema para llamar la atención. ¿Quién más puede atacarte? ¿Los zetarreticulianos? Nunca atacan a nadie. Tratan de mantenerse ocultos y manifestarse solamente a través de sus acciones, pero procuran que nunca se puedan relacionar con ellos. ¿O realmente no sos tan librepensador como siempre me dijiste que eras? ¿Es que te asusta buscar una verdad tan importante? ¿Pensás que por qué vos? ¿Y por qué no? "
----
"Y por eso, Dios creó a Adán y a Lilith, según los viejos libros hebreos." – concluyó.
"Lilith era Eva" – acoté, suponiendo que se trataba de una simple diferencia de nomenclatura.
"¡No! Eva no fue la primera mujer de Adán sino la segunda." – me aclaró compadeciéndose de mi ignorancia. – "Terminá con la computadora así te cuento un poco más sobre ella."
¡Éramos pocos y ahora aparece Lilith! La primera mujer. La primera esposa de Adán. Con lo que teníamos ahora a Adán, Eva, Caín, Abel, Set,… y Lilith.
----
"¿Y cuál era ese trabajo?" – pregunté.
"La geología. Fitzroy sabía que Carlos había estado en una expedición de Sedgwick y que había aprendido mucho con él. Una cosa destacable en Darwin siempre fue su capacidad para absorber información sobre temas nuevos. Cuando se metía en algo lo hacía con todo. Había leído un libro de un tal Lyell, al que después conoció bien. En su viaje, pudo comprobar que sobre la Tierra todo cambia, que una cosa es siempre consecuencia de otra anterior." – expresó totalmente convencido de que eso era una verdad irrefutable para cualquier científico.
----
¿Darwin, plagiario? ¿Un tipo que para subir podía hacerlo pisando las cabezas de otros sin que se le moviera un pelo? Raúl había cumplido su promesa. Me había hecho llegar información que seguramente muy pocos tenían. Al menos, un lector común no conocería hechos de este tipo. Ahora sí podía incluir la historia de Darwin en la novela. Con mucho argumento para los defensores del creacionismo pero por el momento sin relación directa con mis zetarreticulianos. Esos seres venidos de allá lejos estaban seguramente siguiendo con atención mis idas y venidas, y no me habían puesto hasta ahora ninguna traba visible. Estimaban, pensé entonces, que estas informaciones sobre Darwin y su teoría no me iban a llevar a nada importante que pudiera involucrarlos o perjudicarlos, que condujera a suponer su existencia o a ponerlos en evidencia.
----
"¡Tengo otra bomba!" - me dijo. – "Pese a que vos ni me llamaste para contarme las novedades de nuestra investigación."
“¡Nuestra!” En fin, daba lo mismo.
"Te juro que no tuve tiempo." – me justifiqué sin mentirle ni un poquito. – "Pero estaba por llamarte en cualquier momento."
"Decí que tu amigo Federico, de experto ginecólogo ha ampliado su área de influencia a experto en ciencias naturales, en especial a la teoría del origen de las especies." – me dijo sonriendo con un aire de suficiencia.
"¿Cuál es la bomba? – le pregunté.
"¡Darwin, tu querido Darwin, tu admirado Darwin, es una enorme mentira!" – me soltó, esperando seguramente que cayera de espaldas. Al ver que mi rostro quedaba impasible, agregó: - "¿Ya lo sabías?"

Lo nuevo en Mercado Libre

GRACOP Artes Gráficas

GRACOP Artes Gráficas
Tus socios creativos

¿Cómo puedes vender y cobrar por Internet?

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail