Lo mejor!!!

Cargando...

Servicio de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Google+ Followers

Más obras Literarias de Daniel Galatro

Bolas de fuego sobre España - Por Miguel Pedrero


Fragmentos de su nota en:
http://www.akasico.com/noticia/3350/Ano/Cero-Ovnis/MISTERIOSAS-BOLAS-DE-FUEGO-SOBRE-ESPANA.html

No fue el único caso pero sí es uno de los más sorprendentes. El fenómeno de la aparición de objetos voladores incandescentes parece controlado por alguna clase de inteligencia.
Y pasamos a transcribir la nota:

"El sábado 29 de junio de 2013, alrededor de las doce de la noche, varias personas que se encontraban en la terraza de una cafetería en la localidad coruñesa de Betanzos, observaron una bola de fuego que cruzaba el cielo. Pero lo que verdaderamente les llamó la atención fue que en un determinado momento «se quedó parada más de cinco minutos», según me confesó uno de los testigos. Finalmente, el objeto reanudó su marcha y desapareció. Varios de los presentes tomaron sus móviles y grabaron parte de la escena, aunque los vídeos obtenidos son de escasa calidad.

Éste es el último avistamiento de una anómala bola de fuego surcando los cielos de la geografía gallega. Sin embargo, años atrás tuvieron lugar otros muchos incidentes de esta clase, sin duda mucho más extraños y espectaculares que el que acabo de narrar.

Por ejemplo, el 18 de enero de 1994, a las 8:15 horas, un enorme objeto luminoso que dejaba tras de sí un rastro, surcó los cielos gallegos dejándose ver por cientos de testigos. El asunto hubiese quedado en el olvido pasadas las primeras semanas, de no ser porque José Ángel Docobo y Vakhtang Tamazian, científicos del Observatorio Astronómico Ramón María Aller, en Santiago de Compostela, localizaron el supuesto lugar del impacto del «OVNI» en la localidad coruñesa de Outes. Se trataba de un enorme cráter de 29 metros de largo, 13 de ancho y 1,5 de profundidad.

Más de dos años después, la Universidad de Santiago de Compostela editó un trabajo firmado por varios científicos implicados en la investigación del caso, bajo el descriptivo título de El objeto luminoso del 18-1-94 y el suceso de Cando (Outes). En el mismo, ante la falta de respuestas, plantean la hipótesis de que podría tratarse de alguna clase de ensayo militar secreto…

Los astrónomos calcularon –en base a los numerosos testimonios recopilados– que la velocidad del objeto osciló entre 1 y 3 kilómetros por segundo, cuando la de cualquier bólido (asteroide, meteoro, cometa…) es de entre 30 y 70 kilómetros por segundo. Por otro lado, comprobaron que el fenómeno fue observado a menos de 2 km del suelo, sin embargo por el brillo que presentaba debía de haberse visto a una altura de entre 5 y 10. Por último, y no menos importante, ni un sólo testigo advirtió el ruido característico de los bólidos al rozar contra la atmósfera. De modo que la explicación del cuerpo celeste pronto fue descartada.

En cuanto a la hipótesis del objeto artificial accidentado, tampoco se sostenía, tal como manifestaron los científicos en su trabajo. Ni un globo aerostático ni uno sonda meteorológico se ajustan a las características del fenómeno, por lo que han de ser descartados por pura lógica. Ningún avión o helicóptero desapareció en esas fechas, con lo que sólo resta la posibilidad de un satélite artificial, un cohete o una lanzadera espacial. Sin embargo, estas posibilidades también fueron desechadas por el Centro Europeo de Operaciones Espaciales –responsable del control de los satélites y pruebas espaciales de la Agencia Espacial Europea–, el cual certificó que, en la fecha del avistamiento, cayó un satélite Navstar 2-07 a las 9:18 hora española, pero en el Pacífico Sur. Este satélite, según los datos facilitados por la citada organización, ni siquiera llegó a verse en Galicia."
---
**Visita: http://danielanibalgalatroescritor.blogspot.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo nuevo en Mercado Libre

GRACOP Artes Gráficas

GRACOP Artes Gráficas
Tus socios creativos

¿Cómo puedes vender y cobrar por Internet?

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail